Cutting

“Cutting”

Por Pisc. Katia Corona de la Borbolla

 

Desde finales del siglo pasado hasta la actualidad a surgido una conducta peligrosa entre niños y adolescentes, que incluso se ha llegado a considerar una moda silenciosa que se difunde en blogs en internet y redes sociales, es el ‘Cutting’.

¿Qué es el ‘Cutting’? Es una conducta que consiste en dejarse marcas en la piel, mediante autolesiones, cortándose la piel con diversos objetos punzocortantes como navajas, hojas de afeitar, cuchillos, tijeras, etc. Estas marcas se pueden provocar en cualquier parte del cuerpo, generalmente se producen en brazos y muñecas,  las lesiones pueden llegar a ser leves sin generar algún sangrado, sin embargo algunas ocasiones pueden a llegar ser muy profundas poniéndose en grave peligro requiriendo de atención médica, para detener el sangrado y realizar cirugía.

¿Qué provoca el Cutting? Los adolescentes que realizan estas prácticas suelen hacerlo con el objetivo de provocar un sufrimiento físico y “aliviar” el dolor emocional o psicológico por el que está pasando y que no puede controlar, también se pueden provocar estas lesiones simplemente por sentir un placer momentáneo, o incluso se acude a dañar el cuerpo cuando está en tal confusión emocional que no sabe o no identifica lo que está sintiendo.

Las personas más propensas a estas prácticas, son generalmente adolescentes entre 11 a 18 años, sin embargo se han dado casos en niños y algunas personas siguen manteniendo esta conducta hasta la edad adulta, estas lesiones son un fuerte reflejo del estado psicológico, encontrándose en un serio padecimiento, como depresión, ansiedad, estrés, soledad y asilamiento. En el Cutting predomina una estructura de personalidad de carácter introvertido; que no puede establecer relaciones interpersonales íntimas debido al miedo de ser rechazado, ridiculizado o avergonzado 

Los adolescentes que se autolesionan generalmente se sienten a la vez víctimas y victimarios: víctimas de la sociedad y victimarios de otros grupos, otras identidades y hasta de sí mismos. La violencia contra sí mismo es característica de las sociedades en las cuales ser diferente es ser inadaptado o en las en las cuales la competitividad es una virtud, luego quien no quiere o no puede estar a la altura de las exigencias siente que no hay espacio social para él. A menudo están asociados al abuso de sustancias, alcohol y drogas.

Se han realizado estudios psicológicos en pacientes que se cortaban y presentaban conductas suicidas, encontrando que la existencia de abuso físico o sexual, negligencia física o emocional, y condiciones familiares caóticas durante su infancia y adolescencia, fueron componentes que permitieron predecir de manera confiable la cantidad y severidad de la cortada 

¿Qué se puede hacer si creo que mi hijo practica el Cutting? Es muy importante restablecer los canales de comunicación interpersonales, además de prestar atención a los detalles que pueda indicar un cambio de conducta, estado de ánimo o rasgos que nos puedan indicar sospechas de una depresión, observar si existen dichas marcas en muñecas o brazos, gran parte de los adolescentes que se autolesionan ocultan sus marcas, con playeras de manga larga, suéteres largos y pulseras.

Si usted ha detectado estas marcas es de vital importancia no se le reprenda o regañe, establezca comunicación empática con su hijo, hable sobre estas lesiones y sugiera la visita a un profesional de la salud mental, el cual le puede ayudar a comprender, detectar las emociones y situaciones que le pueden estar agobiando, así como generar estrategias para controlar y disminuir al máximo la ansiedad, el miedo, depresión y el estrés que este experimentando.

 

Fuente:

Carvajal, O., H., Arancibia, A., B.,  Díaz,  N., J. y Mendoza, B., H. (2015). Síndrome de Cutting (autolesionismo). Revista de Investigación e Información en Salud. V.10,  25.