Violencia Familiar

La Violencia Familiar es un concepto que designa a todos aquellos actos violentos recurrentes que uno o más integrantes de una familia ejerce  contra uno o varios de sus miembros.

 

Si bien es cierto, la violencia puede consistir en ataques físicos o en su defecto puede implicar acoso psicológico y hasta amenazas.

 

La familia está compuesta por padre, madre e hijos y es por eso que justamente alguno de estos actores ejerce violencia sobre algunos de los otros miembros.

 

Tradicionalmente son algunos de los dos progenitores quienes haciendo uso y abuso de autoridad ejecutan actos violentos contra sus hijos por ejemplo, aunque, también es muy recurrente la violencia de un cónyuge para con otro. Sin embargo se han dado casos de hijos que presentan actos violentos contra sus padres.

De acuerdo a la Organización de la Salud, define Violencia como: El uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho  o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad , que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones.

 

Las causas de la Violencia Familiar se dan por tres factores; algunos de ellos son por la falta de control de impulsos, la carencia afectiva y la incapacidad para resolver problemas adecuadamente, además en algunas personas podrían aparecer podrían aparecer variables de abuso de alcohol y drogas, lo que produce fomentar su agresividad. Tienden a tener una apariencia de dependencia afectiva, inseguros, inestabilidades emocionales, impacientes e impulsivos.

 

La Violencia Familiar en ocasiones se puede heredar a los hijos, por medio de los patrones, esto hace que en un futuro las relaciones de familia o bien de pareja, sean violentas; o bien en la víctima pueden existir traumas, trastornos físicos y mentales, depresión, estrés postraumático, divorcio o separación, golpes que en algunas ocasiones, dejan incapacitada a la víctima, esto implica que se provoque un bajo rendimiento en las labores escolares, laborales y en las relaciones sociales.

 

La violencia familiar es un problema complejo que no puede resolverse de manera privada e individual, requiere de apoyo multidisciplinario (médico, jurídico, psicológico y social) debido a la gravedad de sus consecuencias en todas las áreas de la vida, no únicamente para las víctimas de la violencia sino también para los agresores y los miembros que son testigos de la misma. Además como la violencia familiar se lleva a cabo en un ámbito considerado como privado, es poco probable que otras personas e instancias se enteren y puedan brindar apoyo y atención específica a las víctimas y a las personas que ejercen este tipo de violencia.

 

Muchas personas que son víctimas de violencia familiar guardan el secreto ante el mito de que “los trapos sucios se lavan en casa” o ante el temor a sufrir represalias más graves por parte de la persona que ejerce la violencia.

 

Si has sido víctima de violencia familiar no guardes el secreto y de inmediato busca ayuda específica, recuerda que esta violencia constituye un delito, pues transgrede los derechos humanos fundamentales de quien la vive, En caso de que ejerzas violencia familiar también puedes recibir esta ayuda. Hay diversas instituciones públicas dedicadas a brindar servicios gratuitos a las víctimas de violencia familiar como: asesoría y atención legal y psicológica, talleres, grupos de reflexión, cursos de sensibilización y capacitación, redes ciudadanas, así como canalización a otras dependencias para una atención más especializada (albergues, atención médica, psiquiátrica, etc.). En Locatel (56581111) te pueden proporcionar información al respecto, de acuerdo a tu lugar de residencia.

 

En el D.F. se encuentran las Unidades de Atención y Prevención de la Violencia Familiar (UAPVIF, 55102131 y 55185210; una en cada Delegación Política), los centros de apoyo a víctimas de violencia de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) como son: el Centro de Atención para la Violencia Intrafamiliar (CAVI, 53455598), el Centro de Terapia de Apoyo a Víctimas de Delitos Sexuales (CTA, 53455598) y el Centro de Atención a Riesgos Victimales y Adicciones (CARIVA, 53455598). También se encuentran las Unidades del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (CIAM, 55122831 y 55122836; una en cada Delegación Política) y el Sistema Integral para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF, 30032200). Para que los agresores reciban apoyo psicoterapéutico grupal existe el Centro de Investigación Victimológica y de Apoyo Operativo (CIVA, 53455598). En el Estado de México están los Centros de Atención al Maltrato Intrafamiliar y Sexual (CAMIS, 01.800.696.9696 y 070 en Toluca). En todos los Estados están presentes el Sistema Integral para el Desarrollo Integral de la Familia Estatal (DIF-Estatal, 01.800.8884343) y el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES, 01.55.53224200).

 

 

Elaborado: Psic. María Esther Chávez Díaz