MANEJO DE BERRICHES

MANEJO DE BERRICHES

 Por: Lic. María Esther Chávez Díaz

 

Los berrinches en los niños normalmente aparecen a partir de la edad de los 2 años, en donde se muestran vulnerables en sus emociones, hay que tomar en cuenta que tu hijo está creciendo y quiere empezar a ejercer su propia voluntad, por lo que el niño se encuentra en una etapa de transición y lo podrás apoyar si lo acompañas en el proceso.

 

Es muy importante que tu bebé se sienta acompañado emocionalmente durante esta etapa. Esto lo ayudará a aprender a identificar sus emociones y a manejarlas correctamente. Recuerda que no está mal sentir cualquier tipo de emoción, sin embargo, esto no justifica actuar sin pensar en las consecuencias de nuestros actos.

 

Existen padres que no solamente no les enseñan a sus hijos a no ser berrinchudos, sino que aun favorecen esa situación de berrinches. Es decir, por ejemplo, cuando un niño está haciendo un berrinche y los padres detestan ver esas escenas, y para calmarlo le dan lo que el niño está pidiendo, entonces ¿qué le están enseñando?

 

Precisamente eso, que a través de los berrinches pueden lograr y obtener aquello que de otra forma no lo obtendrían. Si tú eres una madre consentidora que le da sus hijos lo que están pidiendo en el momento del berrinche, o simplemente te vuelves una espectadora y no haces nada para evitar que el niño siga actuando a través de esos berrinches, quiero decirte que no lo estás educando correctamente a tu hijo y que ese niño va a crecer con muchos hábitos inadecuados, problemas de conducta, pensando que a través de manipulaciones, llantos, etc., puede obtener lo que desea. Ese es un error gravísimo en la educación de los niños. Una cosa es tener a un niño de 2 a 4 años que hace berrinches, y otra cosa es que el niño crezca, deje de ser niño y llegue a la adolescencia con esa información inadecuada. En ese momento, ya las circunstancias cambian totalmente. Son adolescentes que siempre tratan de salirse con la suya de forma deshonesta, aprenden a manipular a otros niños, adultos, o bien con maestros, y empiezan a tener problemas de conducta en otro nivel. Si usted tiene a un niño de 2 a 4 años que hace berrinches, algo en usted está fallando en la educación y la disciplina de sus hijos. Hoy más que nunca, la sociedad en la que vivimos, con crisis, problemas, con delincuencia juvenil, donde los jóvenes son muy irrespetuosos, que no han aprendido los límites, ni las normas, necesitamos una generación de niños debidamente educados, para que cuando lleguen a la adolescencia y a la juventud puedan ser jóvenes diferentes.

 

La gente se pregunta ¿por qué la juventud estará tan perdida? ¿Por qué está en crisis, por qué no respeta a los mayores, ni siquiera se respetan a sí mismos, llevan una vida totalmente inadecuada, dañina para ellos mismos? La respuesta es muy sencilla: porque se falló en la educación de ellos cuando eran pequeños, cuando a través de una buena educación basada en el amor y la disciplina se pudo haber formado en ellos un carácter firme, sólido, generoso, amable y prudente. Los padres sólo vieron como los niños se llenaban de rabietas, de berrinches y no hicieron nada, y a veces con su misma conducta, fomentaron ese tipo de rabietas en sus propios hijos.

 

 

Por lo que a continuación les sugiero algunos tip´s  que no se deben realizar para el manejo de berrinches.

  • Es importante No amenazar al pequeñ@  diciéndole “deja de llorar, o no iremos al cine”, aquí lo que se está logrado, es que el pequeño lo está creando una personalidad insegura, es decir ambivalente.
  • Insultar, no solo los insultos son convencionales, sino también se encuentran ocultos detrás de las palabras que le decimos a los niños, es decir, lo único que se logra es bajar la autoestima.
  • Castigar; la violencia física y verbal no es el medio correcto que existe para poder evitar un berrinche, lo que se está suscitando es una comunicación negativa que conviene evitar.
  • Ponerse a su nivel, es lo más conveniente como es sentarse o bien arrodillarse para poder hablarle y mirándolo a los ojos.

 

Les dejo algunos tips: ¿Cómo actuar ante os berrinches?

                           

  • El tono de voz es de gran importancia, se sugiere no gritar ni intentar angustiarse, es decir hablar en un tono claro y con un volumen adecuado, cuanto más bajo le hables, más necesitará calmarse para escucharte.
  • Contacto físico; probablemente el niño rechazara los abrazos, sin embardo no hay que temer, la angustia del pequeño puede irse calmando cuando se sienta amado y comprendido.
  • Palabras; es importante que el pequeño empiece a resolver los problemas por medio de la comunicación. Preguntarle qué es lo que quiere o que es lo que desea para cambiar la angustia, darle su espacio para que se calme y pueda expresarse con sus palabras.
  • Hay que considerar algo importante, cada niño es diferente, por ello es importante conocer a tu hijo y saber cómo puedes manejar los berrinches, hallando un canal de comunicación amoroso, afectivo, y benéfico para ambos.